Filosofía

UN LUGAR DONDE DEJARSE QUERER

Sant Pere del Bosc Hotel & Spa nace con el convencimiento de ser un lugar especial. A la historia del modernismo de primeros de siglo y al entorno sobrio, natural y tranquilo, hay que añadirle los valores de dedicación, constancia, atención al detalle, honestidad, discreción, espíritu de trabajo y vocación de servicio que pretenden convertir este establecimiento en un punto de inflexión en la conceptualización de la hostelería del siglo XXI.

Sus 19 suites inimitables en diseño invitan al cliente a repetir su estancia buscando vivencias distintas en cada uno de sus maravillosos escenarios. Su spa, con más de 50 tratamientos distintos y unidos a su detallada carta de servicios ayurvédicos, les convierte en un lugar genuino donde renovarse, relajarse y reencontrarse, todo ello maridado con una estimulante gastronomía mediterránea en su restaurante L´Indià que los constituye como un establecimiento único, singular y con alma propia.

Sant Pere del Bosc Hotel & Spa aspira a convertirse en aquel punto de retorno que las personas necesitan para reencontrarse consigo mismos y con los demás, y trabaja para ser reconocido como un lugar íntimo donde el cliente se sentirá altamente arropado en su proceso de mejora personal. Para ello, nuestro equipo está cuidadamente seleccionado teniendo en cuenta rasgos de personalidad basados en el talento innato. El placer de cuidar de otros debe nacer de su interior; convertir esta peculiaridad en una profesión de élite es nuestro objetivo personal.

En definitiva en Sant Pere del Bosc Hotel & Spa queremos enamorar a las personas a través de sus sentidos o dicho sea de otra forma, queremos ser el referente donde “dejarse querer” se convierte en un hábito.