Historia

UN ESPACIO CON ALMA E HISTORIA

Sant Pere del Bosc es un emplazamiento excepcional del siglo X situado a 6,5 km del centro histórico de Lloret de Mar (Costa Brava) y que perteneció antiguamente al Gremio de Pescadores.

La ermita originaria se nombró Sant Pere Salou. La historia cuenta que los religiosos benedictinos habitaron el monasterio hasta que fue incendiado por los invasores franceses en 1694, momento a partir del cual la comunidad fue incorporada a Sant Pere de Galligans y el monasterio fue clausurado.

La historia da un salto y fecha en 1789 el año en el que se reedificó la ermita en su estilo barroco, dejando atrás el porte gótico con el que había sido construida originariamente. Pero la época de oro de Sant Pere no empieza hasta 1860, cuando con la desamortización de Mendizábal, la capilla y las tierras fueron adquiridas por el indiano* enriquecido en Cuba, Nicolau Font i Maig, apodado “Conde del Jaruco”, quien encargó a un jovencísimo Puig i Cadafalch la reforma y ampliación de la finca, conviertiéndose en lo que fue y continúa siendo una de las fincas más señoriales de Lloret de Mar.

Sus sobrinos y herederos Pius i Agustí Cabañes, erigieron su estatua en la finca en 1911, tres años después de su muerte. Por su lado, Pius Cabañas construyó un asilo a continuación de la capilla siguiendo el mandato que hizo su primo Agustí poco antes de morir. La construcción se inició en 1918 y se inauguró el 27 de agosto de 1922. El asilo fue trasladado a primeros de los años 70 y el edificio fue cerrado hasta que el proyecto de un hotel de lujo hizo revivir la mágia de este espacio.

* Se conoce como indiano al emigrante español, que habiendo emigrado a América por su afán de hacer fortuna, volvió a su tierra natal.